Lunes, 27 de mayo de 2024 Edición diaria nº 6.261 Año: 18 Noticias: 46.118 Fotografías: 109.124 Comentarios de usuarios: 125.683
EL SEIS DOBLE
lunes, 9 de abril de 2012
Clic en la foto para ampliar
Ver imágenes de esta noticia
1

 Lo que antes era caridad o solidaridad, hoy es un derecho de las personas
Opinión: Plataforma de la Ribera en defensa de la Ley de Dependencia

“En la calle de mi madre vivía el tío Ximo, solo en una casa no demasiado confortable y el vecindario le atendía, le facilitaba la comida, lo arreglaba, estaba pendiente de él, hasta que murió”


 

Todas las personas, para llegar a serlo, hemos tenido que depender de otros desde que nacimos. Los cachorros humanos necesiten mucho más que la leche de la madre para poder llegar a ser autónomos y vivir de forma independiente. La condición humana implica la interdependencia de unos y otros, la pertenencia a una sociedad que nos protege en momentos clave de nuestra existencia, cuando no podemos valernos por nosotros mismos. Se trata de favorecer la autonomía de cada persona para permitirle vivir en el medio y el momento histórico que le ha tocado.

En sociedades tradicionales, menos “desarrolladas”, menos tecnificadas y con unas relaciones entre las personas, las familias y el vecindario más próximas, se atendía normalmente a aquellas y a aquellos que estaban más desamparados. Recuerdo cuando yo era pequeño, que en la calle de mi madre vivía el tío Ximo, solo en una casa no demasiado confortable y el vecindario le atendía, le facilitaba la comida, lo arreglaba, estaba pendiente de él, hasta que murió. Las familias atendían sus enfermos y viejos e, incluso, se hacían cargo de menores que habían quedado huérfanos o que los padres no podían atender por falta de dinero, sin papeles, sin adopciones.

Todo esto eran respuestas a problemáticas individuales desde la caridad o desde la solidaridad, según se plantee desde una vertiente religiosa o cívica.

Los tiempos cambian, y lo que era caridad o solidaridad llega a contemplarse como un derecho de las personas. En diciembre de 2006 la sociedad española se dotó de una ley, la Ley de Autonomía Personal y Atención a la Dependencia (Ley 39/2006), por la que las personas tienen el derecho subjetivo de recibir atención cuando se encuentren en situación de dependencia. Ya no se trata de caridad o de solidaridad, sino de justicia. Cualquier persona que sufra una situación personal que le impida gozar de la autonomía personal necesaria tiene derecho a solicitar unas prestaciones del Estado que le proporcione una mejor calidad a su vida y la mayor autonomía personal.

 
Cinco ejemplos

Rosa tiene dos hijos ya mayores de edad que, como ella dice, nunca tendrán más de cinco años. Están en un Centro Ocupacional de 10 de la mañana a cinco de la tarde, de lunes a viernes y de septiembre a junio. Los otros días y horas necesitan una supervisión y atención constante para que no le compliquen más la vida de lo que ya la tiene.

Desde que diagnosticaron a Paco el Alzheimer, Concha le dedica las 24 horas del día, y cada vez necesita más tiempo. Lo lleva unas horas entre semana a un centro de día para intentar que la enfermedad vaya más despacio y para darle a ella, entre semana, unas horas de vida propia.

Javi tuvo un accidente con la moto y no puede valerse ni de las piernas ni de los brazos. Sólo mueve la cabeza, pero tiene el conocimiento intacto. Quiere seguir sus estudios, y su padre y su madre se van relevando -según los horarios de trabajo- y lo acercan cada día a la Universidad.

Nardi debe cuidar su hermana, discapacitada física, y a sus padres, que ya son muy mayores. Ha tenido que dejar de trabajar porque no podría atenderlos e ir a la fábrica.

María es enferma mental, y empezó a ponerse mal al pasar la adolescencia. Su madre y su padre fallecieron hace ya unos años y desde entonces su hermano Paco y su cuñada Tere deben hacerse cargo de ella. Vive con ellos porque cuando ha vivido sola ha terminado haciendo alguna barbaridad.

Son cinco ejemplos de personas que atienden a personas dependientes porque son su responsabilidad: padres, hijos, pareja, hermanos... En muchas ocasiones han debido dejar el trabajo y, la mayoría, han perdido la mayor parte de su tiempo personal. Lo hacen porque asumen su responsabilidad y porque aman a sus padres, hermanos, maridos o hijos, pero es una responsabilidad muy dura. La Ley de la Dependencia les ha facilitado en algunos casos un centro donde pueden atender a aquellas personas, o les da un dinero por hacerse cargo de su cuidado. En otros, aún ni eso: Javi no tiene aún un asistente personal para acercarlo a la Universidad y ayudarlo en casa; Nardi está tramitando una ayuda para cuidar a sus padres, unos 400 euros al mes; Maria querría vivir independiente, pero no hay ninguna vivienda tutelada al alcance.

A muchas personas dependientes no les han llegado aún los beneficios de la Ley de Autonomía Personal y Atención a la Dependencia y lo que deberían recibir porque es un derecho solo pueden tenerlo por caridad o solidaridad de otras personas. Algunas asociaciones se dedican a facilitar actividades formativas, terapéuticas o de ocio para las personas dependientes, tiempo de respiro para sus familiares, asesoramiento o ayuda en cuanto a cuestiones legales, etc.  Hay personas que ocupan una parte de su tiempo libre en ayudar, colaborar o asistir a estas personas dependientes como voluntarios en asociaciones o instituciones, o a nivel personal. Y hay que tener en cuenta que el voluntariado, además de favorecer a la persona a quien se ayuda, es una de las mejores maneras de sentirse bien consigo mismo, de obtener bienestar personal y social e, incluso, de prevenir problemas de salud mental como, por ejemplo, la temida depresión.

Plataforma de la Ribera en defensa de la Ley de Dependencia

 

 

                            

.-000084                                                                  .-000091

                          

 .-000100                                                                                          .-000102


 

 

 

El Seis Doble no corrige los escritos que recibe. La reproducción de este texto es literal; fiel a las palabras, redacción, ortografía y sentido del autor/es.

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿De qué color es el cielo? Azul, rojo o verde
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal