Domingo, 22 de julio de 2018 Edición diaria nº 4.125 Año: 12 Noticias: 31.235 Fotografías: 86.638 Comentarios de usuarios: 98.167
EL SEIS DOBLE
miércoles, 13 de julio de 2011
Clic en la foto para ampliar

Ferran Boscà durante la entrevista en su estudio
Ver imágenes de esta noticia
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14

 Entrevista a Ferran Boscà
Pintor e ilustrador alzireño

“Me preocupa ver en la ilustración más diseño que arte, porque el arte no es eso que cuelgas en una pared; el arte nos emociona, nos ayuda a ser, a cambiar de vida…”

Comparte este contenido

  

Apenas conocía a Ferran Boscà, tan sólo unos cortos cambios de impresiones en algunas de sus exposiciones han sido el único trato hasta hoy.

La presentación, el pasado mes de diciembre, del libro de Bernat Montagud “Cuentos de la Isla”, del que Boscà es el ilustrador, y la exposición de las acuarelas originales que escoltaron a los personajes y lugares de la joya literaria de Montagud han sido suficiente motivo para conocer más a fondo a este artista de Alzira.

Estar en el estudio de un pintor es como adentrarse en su mundo real, en el ‘horno’ donde se cuece su creación, en su verdad… de ahí ese misterio intangible que se siente y se respira mezclado con olor a pintura, carboncillo, aguarrás, pigmentos... Su espacio, repleto pero ordenado para ser el hábitat de un artista, lo engalana un buen número de láminas, cuadros, libros, pinceles, caballetes …

He querido romper en este caso la dinámica habitual pregunta - respuesta de una entrevista; para ello, invité al doctor en arte, historiador y escritor alzireño Bernat Montagud para que volviera a formar un tándem artístico con Ferran Boscà. Sugerí una charla y aquí está el resultado.

 

B.M. En abril, en una exposición en la Casa de la Cultura, te reencontraste con tus ilustraciones del libro “Cuentos de la isla” que formarán parte de la Sala de los Muchachos de la futura Biblioteca Municipal. ¿Qué sensación te ha quedado de ese encuentro?

F.B. La sensación fue grata, porque hacía tiempo que no veía las ilustraciones. Creo que el montaje fue el adecuado; al estar enmarcadas en colores oscuros la ilustración transmitía un misterio. Yo ya manifesté que el libro no había quedado con la calidad que yo quería, pero en la exposición tuve la satisfacción de volverlas a ver, ya que las ilustraciones no engañaban, eran lo que eran.

B.M. Ha sido un trabajo muy elaborado. ¿Cuánto tiempo has empleado?

F.B. No sabría calcularlo con exactitud. Han sido tres años de dedicación más o menos intensa, pero ha habido un año completo en el que abandoné la pintura y cualquier otra actividad ajena a lo que eran mis clases para dedicarme exclusivamente al libro.

 

Estudió Bellas Artes en la antigua universidad de San Carlos, en un ambiente mágico y, después, cuando obtuvo su plaza de profesor ejerció en una zona muy fascinante para los pintores como es Galicia.

 

B.M. ¿Qué lecturas, referentes o formación has tenido para que tu pintura realista, en una vertiente moderna, sea uno de los caminos o ejes axiales que caracterizan tu obra?

F.B. Es complejo responder a eso. Recuerdo en mi niñez a Consuelo Aranda, profesora ya fallecida, que sabía que me gustaba mucho la pintura. Me llevó al cine y vi una película sobre la vida de Miguel Ángel, interpretada por Charlton Heston, El tormento y el éxtasis, y me impactó. Miguel Ángel iba por las montañas, veía las nubes y éstas le inducían a pensar cosas…

Yo la pintura y las imágenes las continúo viendo desde mi educación católica. Cuando éramos pequeños veíamos las imágenes de los santos en los cuadros; esas imágenes que quieren decir algo, que simbolizan, que tienen una cierta magia. Después, leyendo a Ramón Gaya, coincido con él en que “la pintura es una presencia” y eso mismo se ha ido confirmando en mí.

Mi enlace con la pintura viene de antiguo y con un punto de vista bastante tradicional, pero desde una perspectiva que me lleva a pensar que en todo ello hay un contenido; no me basta toda esa pintura moderna en la que es todo superficial, en la que hay un juego de color…

 

“El sentimiento te lleva a la sensibilidad”

  

B.M. Antonio López está realizando en la actualidad una exposición antológica en el museo Thyssen de Madrid. ¿Qué suponen para ti los pintores tan sólidos y vilipendiados en un momento en que parece que todo sea la no figuración?

F.B. Antonio López transmite es oficio y amor por el arte; es un pintor realista, pero es mucho más que realista, hay todo un mundo ahí y una pasión. Es uno de los grandes pintores españoles, a pesar de que a muchos pintores modernos parece que les moleste y les resulte incómodo. Habría que preguntarse por qué.

B.M. Sentimiento, sensibilidad… ¿qué te dicen estas sensaciones?

F.B. El sentimiento te lleva a la sensibilidad. Por ejemplo, recuerdo la anécdota de niños visitando la exposición de “Cuentos de la isla” y sus impresiones de preocupación en una ilustración que, posiblemente, fuera la que más les llamara la atención, una secuencia en la que San Vicente Ferrer está en una iglesia predicando rodeado de monstruos. Ese tipo de ilustraciones sintetiza un poso cultural y todo el proceso de investigación que uno ha llevado todo el tiempo que ha durado el trabajo.

 

El momento derivó a charlar de esos pintores relacionados con la ruina, soledad, incomprensión… aspectos que implicaron a una indiferencia en vida y a un reconocimiento posterior, fruto a veces del mérito propio y otras de la especulación. Salió a relucir la angustia que demostró Van Gogh en esas ‘Cartas a Theo’; la ruinosa ‘Ronda nocturna’, que supuso su ruina y que es todo pasión; Caravaggio…  

Para Ferran Boscà, “Van Gogh es el caso de un pintor que sin grandes aptitudes iniciales, por pura pasión y por pura necesidad, hace una obra muy intuitiva, pero que llega a unos niveles impresionantes y es una lección, como pasa con Cezanne y con otros artistas. Van Gogh, en cierta manera, es ya intemporal”.

 

B.M. En tu obra, lo oriental tiene un poso muy grande. ¿Cuándo descubres ese mundo oriental y qué supone?

F.B. La estampa japonesa tiene una historia muy curiosa, porque cuando se habla de Hokusai o de Hiroshige como pintores de ese periodo, no son los pintores notables de su época, sino que son vendedores de estampas, son ilustradores. Yo, desde el principio, creo que en la pintura hay momentos en los que hay verdaderos hallazgos. Pronto descubrí esa simplicidad, esa perspectiva, digamos primitiva, esa capacidad de expresarse y la imaginación que tienen los japoneses. Siempre me ha fascinado con qué pocos elementos, de qué forma tan rudimentaria y tan escueta expresan tanto; en contraposición, a lo mejor, con un arte barroco que son cuadros muy ornamentales, de una gran riqueza técnica pero que, al final, no sabes lo que te están diciendo; se pierden en la ornamentación.

Hokusai te dibuja un fantasma o una mujer que se levanta por la noche a beber un vaso de agua, un gato al lado de una persiana… y ¡es tan simple!, pero, al mismo tiempo, tan expresivo y te dice tanto…

A los japoneses los descubrí a través de la ilustración española de Penagos y de otras mucha ilustraciones que habían en mi casa, como los libros de los cuentos de Calleja… Esa colección de ilustraciones las miraba y las volvía a mirar…

Los japoneses son la línea en contraposición a la atmósfera, en contraposición al mundo de la perspectiva cónica. El dibujo es una abstracción y ese hallazgo de la línea y ese trabajo no es una realidad, sino una transcripción de la realidad muy adecuada.

 
“Esa imagen de la mariscadora que se humilla,
que se agacha a trabajar,
para mí era una metáfora del pintor”
 

 

B.M. Fuiste profesor en Galicia, un entorno mágico con esas brumas, esos recolectores de mariscos…

F.B. Aquella atmósfera y luz tan diferente a la que estaba acostumbrado me daba una sensación de libertad tremenda. En aquella época triunfaba Barceló y muchos pintores jóvenes veíamos que esa pintura podía ir hacia adelante. En ese momento, la pintura de Barceló me interesa, era una pintura que seguía los parámetros de la realidad, pero más expresionista, más sucia, con cosas pegadas y esa inquietud juvenil, a mis 25 años, en la que te das cuenta que puedes coger un papel que está roto, regenerarlo y pintar sobre él, siguiendo un poco su estela, es lo más notable de esa época que viví.

Yo siempre intento ver las cosas con profundidad, es un defecto; no me gusta la modernidad, no podemos ver las playas colmatadas de cemento y no podemos ver a través de ese prisma. Esa realidad se nos escapa porque es fea, está adulterada, corrupta… Sin embargo, allí en Galicia todavía veías playas salvajes o a mariscadoras bajo una lluvia trabajando. Esa imagen de la mariscadora que se humilla, que se agacha a trabajar, para mí era una metáfora del pintor, que también se humilla, que también está solo en el trabajo, que también está solo en medio de la naturaleza… Es una imagen tan poética que, después de muchos años, en ocasiones, aún me veo dibujando esas escenas.

B.M. De Galicia a tu tierra. Se produce un antes y un después a partir de ese regreso. Cambian las circunstancias, la luz, comienzas a ser reconocido por tus amigos y la gente de Alzira y también, al mismo tiempo, inicias una serie de libros ilustrados, ¿qué diferencia sustancial existe cuando te sitúas delante de un caballete o te sitúas delante de un pupitre?

F.B. Curiosamente, cada vez menos. Yo la ilustración la había apartado porque en la pintura me veía cada vez más libre. Siempre he pensado que la pintura era más que la ilustración y que yo quería ser más un pintor que ilustrador a pesar de que, desde el principio, muchos amigos y gente me decían que me veían más en el aspecto ilustrativo. Como me iban encargando libros me tenía que poner y me tenía que poner lo mejor posible. Ahora, después de ilustrar tantos libros estoy muy agradecido. No sé qué influencia ha tenido una cosa en la otra; si eso me ha atado más a la figuración o menos, pero ver todo ese bagaje y ver toda esa práctica de la ilustración ha hecho que me vea más capaz de ilustrar. Cada vez distingo menos un trabajo del otro, porque cada vez la pintura la veo menos suelta, menos improvisada y más en función de una idea y eso es como la ilustración.

 
“Empiezo a reivindicar cosas,

a decir lo que pienso y a incomodar un poquito”

  

Ferran Boscà, en la actualidad, está en una línea de ilustración tradicional, maduro como artista; cada vez menos interesado en que en la ilustración aparezcan guiños posmodernos y más preocupado en transmitir la idea que aspectos decorativos o de diseño.

 

B.M. Tuvimos la oportunidad hace unos meses de visitar juntos en el MuVim una exposición de Calatayud. Coincidió con una muestra colectiva en la que había muchos trabajos hechos con ordenador. Recuerdo que me comentaste “si ahora cerramos los ojos y vemos que cuadro nos llama la atención y pensar que cuadro recordamos, posiblemente, sería incapaz de hablar de una ilustración y, sin embargo, de Calatayud yo recuerdo que había algunas ilustraciones increíbles y de tramas”. Exactamente estás reivindicando una pintura con oficio, una ilustración con oficio, una intemporalidad que al fin y al cabo es lo que da la trascendencia por no buscar la coyuntura fácil. Exactamente, ¿en qué momento artístico te encuentras ahora?

F.B. En un momento de perplejidad. Empiezo a reivindicar cosas, a decir lo que pienso y a incomodar un poquito. Intento trabajar buscando siempre la calidad pero hay muchas cosas de las que hago con las que no estoy satisfecho. En el mundo actual, la manera en la que se está educando o se están llevando las cosas son aspectos que no me gustan y quiero decirlo, dar otro punto de vista.

En el MuVim había mucha calidad y que se hagan cosas con ordenador me parece tan válido como que se haga con plumilla. Es una ilustración con mucha calidad y mucha superficie, con unos planos y unas soluciones técnicas interesantes, más para el especialista que para el novato, pero cuando te vas de allí se te ha olvidado. Me preocupa ver en la ilustración más diseño que arte, porque el arte no es eso que cuelgas en una pared; el arte nos emociona, nos ayuda a ser, a cambiar de vida…

 

Ferran Boscà es un enamorado de Degás en el que aprecia que el dibujo es lo esencial. Para el artista alzireño, el color aporta profundidad, pero si el dibujo no es correcto, la obra no estará construida.

 

B.M. ¿Cuánto hay de sentimiento y cuánto de técnica en tu obra?

F.B. Me gusta valorar la técnica y la inspiración como una misma cosa. Cuando se domina la técnica, la inspiración es el vehículo y ese dominio es lo que, de alguna forma, tienes que trabajar.

La pintura nos ha acompañado desde el Paleolítico; aquellos artistas primitivos pintaban un bisonte y eran técnicos y precisos al máximo para expresar lo que sentían. Eso cíclicamente sigue volviendo y la pintura tiene su momento; llegaremos a una época en la que aprenderemos a evaluar la pintura igual que valoramos la música clásica o cosas que tienen un valor. Y si no llegamos a ese momento me veo en una civilización muy triste donde las expectativas espirituales e imaginativas del ser humano serán cada vez más bajas, más rudimentarias...

 

B.M. Has hablado de Degás, de las pinturas paleolíticas, creo que son mágicas porque transmiten un sentimiento de vida y tenían detrás un trasfondo. Como dice Sabina, ha sido, una vez más, un gusto. Muchas gracias Ferran.

Bernat Montagud
Ramón Alfil
 
 
 
Video producido por Maik Reez
 

 

                          
 .-000036                                                                                                                                  .-000021

                          
 .-000014                                                                                                                                  .-000079
                          
.-000056                                            .                                                                                                .-000065

 

 

 

Comentarios de nuestros usuarios a esta noticia

Benito - 13/07/2011
Compré en Navidad el libro Cuentos de la isla y sin duda creo que no se entiende el texto sin los dibujos y vicerversa, aunque se hicieran otras ediciones y se cambiasen las ilustraciones creo que siempre persistirán estas en la memoria. Es curioso porque al ir leyendo el libro (todavía estoy en ello) y ver las ilustraciones hacía un paralelismo con la primera vez que leí el Quijote con ilustraciones de Doré, luego he leído otras ediciones con otras ilustaciones pero no me decían nada, mi mente siempre volvía a las del francés. Con este libro pasaría lo mismo.
Me gusta la pintura pero reconozco que soy un negado; lo mío no es ponerme delante de un lienzo, aunque en mi infancia pinté algún "cuadro" al óleo que todavía conservo. Hace un par de años visité el Prado y me fascinó pero, al mismo tiempo, me sentía frustrado porque no sabía lo que veía pero me gustaba. Especialmente recuerdo el cuadro de Tiziano "Carlos V en la Batalla de Muhlberg"; me entretuve más de 20 minutos contemplándolo, incluso más que Las Meninas, supongo que era por haberlo tanto en los libros de historia. Pero, sin duda, el cuadro que más me ha impresionado, y no sé por qué (supongo que por la fama), es el la Gioconda, en el Louvre.
Donde tengo una duda es si posible ser un excelente pintor sin ser un excelente dibujante y viceversa.
Una magnífica entrevista.
maredeueta - 13/07/2011
El dibujo es a la pintura lo que el esqueleto es al cuerpo.
Un buén pintor ha de saber dibujar por necesidad, a no ser que se dedique al arte absracto en cuyo caso casi intervienen otros valores esteticos.
En todo caso la premisa para valorar el arte, para mí es cuestion de gusto.El arte ha de conmover, provocar sensaciones , tanto positivas como negativas,
pero si provoca indiferencia algo no funciona.
Vivimos tiempos en los que el arte puro ya es muy dificil de encontrar.En la mayoria de los caso está prostituido y el oficio poco reconocido .Los formatos digitales son una nueva via muy interesante.Existen foros de arte digitalcon artistas muy validos.

Sin embargo un Sorolla, siempre será un Sorolla y a mi siempre me conmueve ver su obra .....
Bernat Montagud - 13/07/2011
Benito, creo que la "excelencia" es un concepto subjetivo en el arte. A lo largo de los años en que me dediqué a transmitir conceptos artísticos y despertear sensibilidades en los alumnos, estos, acostumbrados a establecer parámetros y encasillar a los creadores, me proponían un listado. Resultaba complejo enunciarlos. Si nos referimos a pintores,podríamos coincidir en los nombres de Leonardo, Velázquez, Caravaggio, Ribera... En todos ellos la capacidad dibujística es sobresaliente. Si seleccionamos un movimiento que globalmente me guste me referiría a los impresiionistas. En ellos había buenos y medianos dibujantes, pero el concepto color, mitiga posibles errores en la composicione. Sorolla, al que admiro en el conjunto de sus creaciones tiene obras de primera magnitud y otras flojas y comerciales. Un ilustrador como Boscá, domina la estructura del dibujo. Un magnífico ilustador, como es el caso de Gustavo Doré o José Segrelles, son pintores de segundo rango. Un cuadro, que puede estar inspirado en un texto literario, debe obrar con una libertad que no le está permitida al ilustrador de un libro. Este debe interpretar (aportando su imaginación y ténica) el pasaje leído. Felicito al Seis Doble por haber trasladado en imágenes, palabras y textos, la esencia de la entrevista. Es un buen camino en un medio audiovisual. Benito, si el próximo curso vienes por Valencia, estaría encantado con recorrer juntos el museo de Bellas .Artes y el IVAM. Sería una buena experiencia dialogar ante los cudros. Fructífero verano.Muchas lecturas y aguardo tu comentario crítico de nuestros cuentos. Un abrazo. Bernat Montagud.
Benito - 13/07/2011
Gracias don Bernardo. Reconozco que cuando estoy delante de un cuadro me siento un ignorante porque no sé lo que veo. Sé que tengo delante algo maravilloso que no puedo apreciar y me duele. Cometo la misma "falta" que cuando alguien me dice que ha estado delante de una catedral y yo le pregunto por qué le gusta y no me lo sabe responder. Me parece un absurdo (aunque esto es una opinión muy particular) que alguien (volviendo a las catedrales góticas) la esté mirando y no sepa lo que es un arbotante, un pináculo, un arco escarzano o flamígero; o bien delante de una iglesia románica y no distinga un absidiolo, un arco fajón o formero, bóveda de cañón o de arista... y tantos elementos que forman parte de la estructura que está viendo.
Me gusta la percepción de Boscá acerca del sentimiento. Yo también creo que el sentimiento es dolor. Me considero un machadiano irredento. Me escapo a Soria siempre que puedo (tengo previsto volver próximamente y pasar un par de días) porque allí estuvo el poeta y aunque vaya muchas veces, cada vez es nueva, es distinta. Cuando me preguntan porque voy tanto, si no me canso de hacer siempre lo mismo yo respondo: "Para mí, cada vez que voy a Soria, es como hacer el amor por primera vez con la mujer a la que amas", y es cierto, siempre paseo por las mismas calles y hago lo mismo, pero cada vez es distinto. Leer un poema de D. Antonio en la curva de ballesta es una sensación indescriptible o visitar la tumba de Leonor... He estado varias veces en Colliure, delante de la tumba del poeta y no me avergüenza decir que cada que he estado allí he llorado. Creo que eso es sentimiento y al mismo tiempo te causa dolor, pero es algo que no se puede evitar. Sí, coincido plenamente con la relación de Boscá entre el sentimiento y el dolor. Me parece algo francamente acertado que si se plasma es magnífico.
Pronto acabaré las críticas; no lo tengo olvidado. Acepto su invitación, quizá, algún día podamos coincidir. Un abrazo.
Bernat Montagud - 14/07/2011
Amigo Benito, agradezco tu reflexión. Cuando se me pregunta el valor de una obra de arte siempre respondo. ¿Te gusta?. A partir de este punto le sugiero que todos somos capaces de "Mirar", Será el primer estadio, pero muchos no son capaces desuperarlo y comenzar a "ver". Y a fuerza de ver, como tu ante el cuadro de Carlos V pintado por Tiziano, comienzas a "Ver", a descubrir los conceptos que el veneciiano ha querido expresar en esa obra. Predomina el concepto del poder: Carlos I de España (de las españas y V de Alemánia). El emperador, victorioso sobre los protestantes ha impuesto las doctrinas papistas a los alemanes. Jamás Felipe II, Felipe III, Felipe Iv o el saldo humano que fue Carlos II, alcanzaron tantopoder. Si visitas en Madrid, en el Palacio Real las colecciones de armas, verás las armaduras (modeladas en cera sobre el cuerpo desnudo de sus futuros propietarios), la degradación anatómica de estos Austrias. Pero Tiziano no se limitó a plasmar un retrato, pintó la idea de imperio. Por eso, cuanta mayor cultura posea un indivíduo, eserá capaz de alcanzar el último estadio: "Disfrutar". Comienzas a descubrir detallles. Cada pincelada te sugiere algo. Por eso te veo tan próximo al estilo románico y a don Antonio Machado, un poeta "minimalista" que dicta versos al corazón del lector. Invierte todo el tiempo del mundo ante una obra que te emocione. Ella te hablará. De los Impresionistas me encantan las seris de un mimo paisaje. Es como dice Orte,ga. "cada espectador, ante un mismo paisaje, descubre cosas distintas". Cada vez que recorro unas estapas del Camino de Santiago (llevo sobre mis dolidas espaldas cuatro y acometeré en brve "El camino Aragonés", aplico la máxima manifestada por Don Camilo José Cela en sus viajes a La Alcarria. <>. Un abrazo. Bernat

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.