En nuestra edición comarcal >>> Detienen a una pareja por estafar 40.000 € a una persona de avanzada edad en Carcaixent >>> Clic aquí   |   Refranyer i dites populars valencianes: El retor no recorda quan era escolà.   |   Visitas a nuestros diarios en abril: 979.657 - Media diaria: 32.655   |   Somos más de 16.700 en Twitter. ¿Vienes?   |   En Facebook gustamos a más de 13.300 usuarios. ¿Conoces nuestra página?   |   Farmacias de guardia en Alzira   |  
Sábado, 26 de mayo de 2018 Edición diaria nº 4.068 Año: 12 Noticias: 30.787 Fotografías: 85.779 Comentarios de usuarios: 96.999
EL SEIS DOBLE
viernes, 18 de marzo de 2011
Clic en la foto para ampliar
Ver imágenes de esta noticia
1

 Consejos de un aficionado para hablar en público
Artículo de opinión de José Burgos

Suerte y disfrutad del aplauso final

Comparte este contenido

 
http://www.elseisdoble.com/uploads/image/FOTOS%20FIJAS%20EN%20SECCIONES/Jos%C3%A9%20Burgos%20Lancero%20-%20Ventanas%20y%20otros%20sentimientos.jpgVentanas y otros sentimientos 
------------------------------------------------------------------------

José Burgos Lancero

 

Desde el momento en que nos encontramos con la necesidad/ocasión/obligación de hablar en público debemos determinar con la mayor exactitud estos tres puntos: el tipo de auditorio que escuchará tu mensaje (edad, nº de personas, nivel educativo), el tema que se tratará y el objetivo que se persigue al llevar a cabo la exposición, es decir, “con qué quieres que se queden”.

En segundo lugar, debemos vertebrar el cuerpo de la charla. Los dos puntos clave de una charla serán la introducción y la conclusión. La primera de ellas es el “cebo” que el emisor lanza a quien le va a escuchar, y lo hace desde el momento en que entramos en el campo visual del auditorio. Una buena entrada, con seguridad y paso firme no hará más que reportarnos seguridad a nosotros mismos y que el nivel de nervios disminuya, además, el resto de gente se contagiará de esta seguridad. Servirá para romper el hielo con las primeras palabras, informar sobre que se va a tratar -con mucha claridad y pausa- y motivará al receptor para escuchar tu mensaje. La conclusión es la perla que se guarda para el final, el momento climax, la oportunidad perfecta para dejar el mensaje que quieres que cale en el interior de quien te escucha.

El grueso de la charla debe ser expuesto con claridad, utilizando, si es necesario, notas que nos proporcionen los datos exactos de cifras  y un esquema del cuerpo del mensaje que nos permita ver una continuación lógica del discurso, pero también nos permita la libertad –mesurada- de la que se caracteriza una exposición oral.

El papel de las notas

Por lo que se refiere al aporte de transparencias hay que tener claro que estos puntos serán un elemento clarificador y que, en absoluto, pueden contener la información suficiente, porque si no, ¿para qué estamos nosotros allí? De todos modos, se debe intentar no leer de las transparencias o mirarlas excesivamente, ya que generan y muestran inseguridad.

Es importante que el papel de las notas sea de pequeñas dimensiones por el simple hecho de que a mayor tamaño, si estamos nerviosos, el papel se moverá continuamente y el auditorio se centrará en el papel y no en el mensaje.

Centrándonos en la forma en la que llevaremos a cabo la exposición, podemos diferenciar siete factores que nos ayudarán a que el mensaje llegue del modo que deseamos a nuestro público. Estos puntos son: la expresión verbal, la postura, la expresión facial, la entonación, el volumen, el movimiento y los silencios.

La expresión verbal debe ser clara, sencilla, concisa y, sobre todo, evitando muletillas verbales.

La postura, si se habla de pie, debe tenerse en cuenta el apoyo del peso sobre las dos piernas y una separación cómoda entre estas. Pero, sobre todo, adoptar una postura cómoda y natural.

La sonrisa, como en la vida, servirá siempre, ante cualquier error, ante cualquier aposición o para relajar una crítica. Además, sonreír facilitará que los nervios desaparezcan paulatinamente.

La mirada es crucial para el buen orador. Se debe, desde los primeros instantes, establecer contacto con el auditorio y no dejarlo hasta el final de la exposición.

La entonación. El aumento y descenso de volumen remarcará nuestro mensaje y puede apaliar la sensación de que algunas frases parecen quedar inacabadas.

El movimiento. Abarcar la mayor parte del espacio es muy importante. El movimiento provocará que el público se centre en ti.

Los silencios controlados. Son un punto de gran complejidad. Un silencio delante de una palabra o frase provocará interés en qué se va a decir. En cambio, un silencio tras una frase permite al auditorio un momento de reflexión.

Por último, os ofrezco tres consejos para combatir algunos de los dolores más agudos de hablar en público. La lucha contra “miedo escénico”, la salida de un bloqueo como, por ejemplo, “quedarse en blanco” y la visualización de la exposición.

El miedo escénico se puede trasformar en “vértigo escénico”, es decir, que esa sensación nerviosa de miedo ante la exposición se puede canalizar en ganas de que empiece y soltar toda esa emoción en el escenario. Podemos llevar a cabo algunos ejercicios de relajación respirando hondo y pensando positivamente respecto a la exposición. El tipo de experiencias de este tipo que se pueden vivir en universidades y colegios son una de las mejores formas para encontrar el camino de esta sensación. Otras experiencias vividas en cursos de comunicación de renombre son simplemente fabulosas y muy productivas.

El bloqueo sólo tiene una solución: pensar en qué estábamos diciendo para recuperar el hilo de la charla

El consejo más extendido es el de hacer un breve resumen de la temática comentada hasta el momento para alcanzar, otra vez, donde habíamos detenido la charla. Con cierta experiencia este tipo de técnicas son indetectables.

Finalmente, la visualización. Utilizada por gran número de atletas, sobre todo, en pruebas de salto, consiste en imaginar repetidas veces cómo llevamos a cabo la exposición haciéndola de principio a fin en nuestra mente con éxito. Esto provocará que cuando nos dispongamos a hacerla en la realidad, para nuestro cerebro, simplemente se estará repitiendo otra vez esa charla y parecerá que todo fluye de mejor manera.

Aun así, dados estos consejos, el mayor de ellos es que si alguien tiene verdadero interés en este tipo de técnicas puede acudir a cursos de formación de diferentes niveles y necesidades que se ofertan en el mercado.  Por ejemplo: www.conectahablando.com

Suerte y disfrutad del aplauso final.
 
Fuentes:

Couto, M (1996) Como hablar en público. Comunicar, persuadir y convencer con palabras.
Barcelona: Ediciones Gestión 2000

Cano, I (2010) El don de la palabra. Madrid: Ediciones Paraninfo 2006

Curso de comunicación Arqueros de la Palabra.


 

                          
 .-000018                                                                                                                                  .-000002

                          
 .-000064                                                                                                                                  .-000012


 

 

 

Etiquetas de esta noticia

ArticulistasJosé Burgos Lancero
Educación y Formación

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.