elseisdoble.com Guía Comercial - Diario digital de Alzira

Lo más comentado en los últimos 30 días   |   Visitas a nuestros diarios en junio: 1.255.389 - Media diaria: 41.846   |   Somos 15.971 en Twitter. ¿Vienes?   |   En Facebook gustamos a más de 12.000 usuarios. ¿Conoces nuestra página?   |   El Tiempo. Predicción meteorológica   |   Farmacias de guardia en Alzira   |  
Martes, 25 de julio de 2017 Edición diaria nº 3.763 Año: 11 Noticias: 28.337 Fotografías: 79.947 Comentarios de usuarios: 91.908
EL SEIS DOBLE
miércoles, 24 de noviembre de 2010
Clic en la foto para ampliar
Ver imágenes de esta noticia
1

 La violencia infantil: un problema de todos
Artículo de opinión de María Jesús López

“La educación que reciben nuestros hijos y las experiencias que tienen en la familia influyen sobre su inclinación o no hacia la violencia”

Comparte este contenido

Una nueva firma viene a enriquecer hoy nuestro diario y el equipo de articulistas. Se trata de María Jesús López Latorre, profesora de Psicología y Criminología en la Universidad de Valencia. Bienvenida a tu casa.

 

El primer paso para comprender qué es la violencia consiste en establecer una definición clara y precisa de este término. Así pues, podemos defi­nirla como “cualquier acción u omisión que pretende herir física, sexual o psicológicamente a alguien o algo”. Conductas como pegar a otros, dar golpes, pellizcos y em­pujones, burlarse, amenazar o insultar, son ejemplos de conductas violentas.

De la anterior definición podemos señalar algunos aspectos que hacen de la violencia un problema sobre el que hay que actuar. Hay implícita una clara intencionalidad, y daña o puede dañar a cosas o personas. Cuando ambos aspectos se unen a una edad temprana, hablamos de violencia infantil.

Es cierto que a muchos niños pequeños les resulta muy difícil prestar sus juguetes y ser considerados o generosos con los demás. De hecho, no resulta raro observar que cuando juegan entre ellos y surgen conflictos (inevitables en las relaciones con los demás), reaccionan a menudo pegando o agrediéndose. Muchas de estas reacciones son comportamientos que se producen con gran frecuencia en determinadas etapas del desarrollo infantil, especialmente en los dos primeros años de vida, donde con bastante probabilidad el niño se comportará llorando, pata­leando o golpeando ante cualquier frustración. Ahora bien, aunque las conductas anteriores no nos deben alarmar innecesariamente, eso no significa que ante la violencia manifestada por un niño debamos adoptar actitudes de indiferencia o pasividad. Aunque a veces pensemos que son chiquilladas y que estas conductas se corregirán con el tiempo, la violencia no es una conducta admisible en el niño.

Por tanto, este no es un problema trivial y no sólo porque todo acto violento causa un claro sufrimiento al que resulta agredido. En mu­chos casos, los niños que pegan, empujan, insultan… son niños frustrados y rechazos por parte del grupo de amigos y no se encuentran a gusto ni consigo mismos ni con los demás. En otras ocasiones, son los padres del agredido los que intervienen en el conflicto, enfrentándose o llamando la atención a los padres del agresor, de tal forma que lo que empezó como un problema entre niños se convierte en un problema entre adultos, llegando -afortunadamente, en situaciones extremas- a producirse una espiral de incomprensión, acusaciones y etiquetamiento del niño como violento y conflictivo. Lo cierto es que si el niño va creciendo y no le ayudamos a corregir su comportamiento inadecuado, es muy probable que llegue a tener problemas en el futuro: fraca­so académico, relaciones con los demás conflictivas, conductas violentas en la adolescencia, y una amplia variedad de dificultades sociales y emocionales en su etapa adulta.

Entonces, ¿somos los padres, en parte, responsables de la violencia de nuestros hijos? ¿Podemos ayudarles a no ser violentos? La respuesta a ambas cuestiones es SÍ. A ninguno de nosotros nos gusta sentirnos responsables de este problema, pero la educación que reciben nuestros hijos y las ex­periencias que tienen en la familia influyen sobre su inclinación o no hacia la violencia. Aunque, obviamente, en algunos casos los comportamientos caracterizados por la violencia y la agresión están relacionados con factores genéticamente determinados, en la mayoría de las ocasiones estos comportamientos son una consecuencia del estilo de socialización que el sujeto recibe a lo largo de su vida. E incluso cuando el niño cuenta con características individuales que le pueden predisponer a la violencia, los padres podemos actuar para mitigarlas y para que no se conviertan en un modo violento de relacionarse con el entorno. El primer paso para lograrlo, es ser conscientes del problema (no negarlo, ni excusar al niño cuando se comporta inadecuadamente) y evitar todos aquellos factores procedentes del entorno familiar que están relacionados con el aprendizaje de la violencia. Entre estos últimos voy a señalar dos:

En primer lugar, las actitudes y conductas de los padres. Si los padres en su interacción mutua y en la relación con los hijos, son modelos frecuentes de actitudes y conductas violentas, el niño aprenderá a comportarse como lo hacen sus padres. Si además, éstos premian esas mismas disposiciones en los hijos y/o ignoran los comportamientos que pudieran ser valorados como responsables y adecuados para su edad, el niño crecerá con un repertorio de conductas donde lo difícil será encontrar comportamientos prosociales.

Y, en segundo lugar, las prácticas disciplinarias de los padres con respecto a los hijos. Los padres de niños agresivos se caracterizan, entre otros aspectos, por una tendencia a ser muy poco exigentes o muy duros en sus prácticas disciplinarias, y por otra, a ser inconsistentes o incongruentes en su comportamiento. Los padres que utilizan medidas disciplinarias laxas o permisivas son aquellos que no dicen ni hacen nada aunque vean a su hijo comportarse inadecuadamente, mientras que los que utilizan medidas disciplinarias rígidas y autoritarias son los que tienden a usar el castigo de modo recurrente como único procedimiento para corregir la conducta. En cuanto a la incongruen­cia en el comportamiento de los padres, ésta puede manifestarse de varias formas: por ejemplo, cuando ante una manifestación violenta del niño que desaprueban, tratan de castigarla con amenazas o con agresión física. ¿No resulta contradictorio castigar la violencia con violencia? Aunque esta reacción habitual suele funcionar momentáneamente, a la larga parece generar inclu­so más hostilidad en el niño, además de ser en sí misma una fuente de modelamiento de comportamiento violento. Otra forma en que suele expresarse la incongruencia es cuando ante el comportamiento agresivo del niño, unas veces es castigado y otras ignorado, o bien cuando uno de los padres lo aprueba y el otro lo desaprueba. En ambas situaciones, al niño no se le están dando pautas claras de conducta, no sabe qué puede y qué no puede hacer, por lo que puede experimentar una sensación de incoherencia al carecer de un marco de referencia adecuado.

 

 
“Los padres tenemos que poner límites al comportamiento inadecuado,
no podemos tener miedo a decir NO”
 

También es importante mencionar que algunos padres recompensan inadvertidamente la conducta inapropiada por medio de la atención, e ignoran la conducta adecuada. Cuando hacen esto, pueden estar aplicando -sin saberlo-, uno de los reforzadores más poderosos que existen para incrementar la probabilidad de ocurrencia de una determinada conducta. Me refiero a la atención prestada al niño tras la emisión de la conducta violenta. Muchos niños actúan de este modo para conseguir la atención de los adultos o de otros niños, de tal forma que aunque la in­tención sea castigar la conducta inadecuada (p.e. riñéndole) el sólo hecho de prestarle atención actúa como un reforzador positivo y no como un castigo. Esto es todavía más evidente cuando al niño no se le presta atención por su comportamiento correcto.

Los padres en nuestra tarea de ayudar a crecer a nuestros hijos, tenemos que poner límites al comportamiento inadecuado, no podemos tener miedo a decir “NO” (no les vamos a frustrar por ello), debemos explicar o razonar con nuestros hijos lo que está bien y lo que es inadmisible. Los niños deben aprender que no vamos a tolerar ninguna muestra de violencia por su parte y que con ese modo de actuar no van a conseguir lo que pretenden (obtener algún objeto, evitar que les molesten, expresar fuerza y poder…).

Si no actuamos adecuadamente ante estos comportamientos (de modo inmediato al acto violento y siempre de forma proporcional al mismo), corremos el riesgo de que aprendan que la violencia les sirve para hacer frente a la frustración (inevitable en el desarrollo humano) o que es un medio válido para conseguir metas y resolver conflictos.

Límites, cariño, amor, seguridad…, son el mejor antídoto contra toda manifestación violenta. Y, por supuesto, no podemos olvidarnos de felicitarles más a menudo: cuando se portan bien, cuando comparten algún juguete, cuando ayudan a otros niños, cuando juegan solos y nos dejan trabajar…, cualquier refuerzo y modelado de conductas adecuadas servirán de alternativa a las violentas.

Para concluir quisiera compartir con vosotros un aspecto que me preocupa especialmente: no podemos delegar en el colegio y exigir a la escuela lo que como padres somos incapaces de hacer o nos creemos incapaces de lograr. El colegio puede y debe ayudar a nuestros hijos a ser maduros y responsables, pero somos nosotros, los padres, los que tenemos que dotar a nuestros hijos de las herramientas necesarias para crecer de un modo no violento. Aunque para ello necesitemos una gran dosis de paciencia, humor y mucha ternura.

María Jesús López Latorre

Profesora de Psicología y Criminología

Universidad de Valencia

#p#sicologíacriminal  #c#onductas  #m#enores 


 
                          
 .-000018                                                                                                                                  .-000002

                          
 .-000028                                                                                                                                  .-000012


 

 

 

Comentarios de nuestros usuarios a esta noticia

Benito - 24/11/2010
En primer lugar bienvenida al Seis Doble.
Este artículo me plantea una duda. He oído decir, en ocasiones, a padres que "no pueden con sus hijos", siendo estos críos de menos de diez años. Esos padres han dado algún leve cachete o una palmada en el trasero, e incluso les hablan con corrección y cariño; ¿qué hacer en esos casos? ¿Cómo es posible que unos niños se impongan a sus padres? ¿Ya se puede percibir a corta edad que un crío de mayor será una especie de "Vaquilla"?
Cabreada - 24/11/2010
Muy interesante el artículo, a falta del libro de instrucciones de los hijos, es de lo mejor que he leído.
Benito, en la sociedad actual, la palabra "cachete" y "cariño" no se aceptan juntas. Hemos pasado de un extremo a otro de manera radical.
Muchas veces si reprendes a tu hijo de manera cariñosa, en un centro comercial por ejemplo, aparece la "lista" de turno que te da las instrucciones de lo que hacer o no hacer en ese momento, la madre o yaya perfecta que te ven como un ogro malvado por reprender una conducta inapropiada de tu propio hijo. Gente que no sabe el motivo de tu reprimenda hacia tu hijo, y se dedican a llamarte mala persona por no comprale a tu hijo los "gusanitos de colores", y mientras tú sin saber que decirle a tu hijo y a esa yaya o madre perfectas. Así que si yo digo no hay gusanitos, no hay gusanitos. El niño la próxima vez se lo pensará dos veces antes de montar en cólera en pleno centro comercial, llamarte de todo, tirar las cosas fuera del carro y llorar de manera alarmante y desconsolado, por que además le he castigado sin tele y voy a dejar en su estante las galletas de dinosaurios que habíamos cogido antes de llegar a la parte de los "gusanitos de colores". Y todo esto hay que hacerlo del modo más tranquilo posible, pues si se te ocurre levantarle la voz al crío ya sabes lo que te van a decir esas yayas o madres perfectas, y si se te ocurre darle un cachete cariñoso apaga y vámonos.
Castro - 24/11/2010
Lo mejor de hoy en El Seis Doble. Enhorabuena a la autora
Marta - 24/11/2010
Yo creo que hay muchos padres que tienen a sus hijos mimados e idolatrados y eso les da una fuerza capaz de convertirlos en violentos
Duda - 24/11/2010
un niño inquieto es un niño violento??
Berna - 24/11/2010
siempre no son responsables los niños Mª Jesús, yo conozco un caso de una violencia que parece genética. Los padres le dan una educación ejemplar
xacbert - 24/11/2010
Felicidades por el articulo. El tema es complejo y en el fondo trasciende el modo como se debe ejercer la autoridad. "Los árboles se enderezan de pequeñitos". Es un dicho popular que creo puede aplicarse al tema. La educación de los hijos es un trabajo muy complejo y con una cantidad de variables increíble e impensadas. Como corregimos las conductas negativas ó violentas de los niños es importantísimo. En el fondo esta el modo de ser, la educación, los principios de los padres. En estos años sacando a mis hijos a los distintos parques de la ciudad he visto de todo, desde padres que "pasaban" de lo que hacían sus hijos a padres que se pasan de protectores y no dejan de "patrullar". También he visto de todo, desde niños que no se meten con nadie, a niños que no dejan de meterse con todo el mundo (estos últimos, afortunadamente la minoría). No se trata de una cuestión de nivel económico, más bien, de nivel educativo y de principios personales.
Creo que es imperativo que aquellas conductas violentas sean atajadas desde el principio. Es importantísimo el papel de los padres, pero también lo es y mucho, el de la escuela. Se debe perseguir y reprimir el bullying (acoso escolar), para ello fortalecer el papel de los profesores y reforzar su autoridad es...imprescindible.
Fran - 24/11/2010
De acuerdo con xacbert, yo también he visto ciertas actitudes de padres en lugares públicos que se las traen, imaginemos como serán en casa
No siempre - 24/11/2010
Muchas veces no es el entorno familiar el que provoca violencia en los niños, sino ambientes escolares o de amigos
Minino - 24/11/2010
Excelente artículo María Jesús, esperamos verte, leerte, por aquí más veces
xacbert - 24/11/2010
Para "no siempre". De acuerdo con tu comentario, el tema de la violencia es multifactorial, en unos casos primará un origen familiar y en otros los amigos. Ya sabemos que aunque los padres intentan "controlar" las amistades, estas pueden ser como sean. Por ello es tan importante la formación en el ámbito familiar. Es crucial intentar que nuestros hijos aprendan a decir "NO" con criterio, a pesar de las consecuencias que pueda tener.
Kiket - 25/11/2010
Es cierto que en las escuelas se fomenta muchas veces la violencia infantil. La autora se inclina más por el ambiente familiar y hoy, por desgracia, el acoso escolar es muy frecuente. Los maestros deberían darse cuenta.
Mari - 25/11/2010
Por Dios!! que nadie se vea en este problema. ¡Que pena ver a un niño violento!
xacbert - 26/11/2010
Para Mari. Evidentemente no es agradable verse inmerso en este terrible problema pero lo que en 2010 no es admisible es "tragar" con los violentos. Es conocido, que en este fenomeno, al final la víctima acaba siendo vista como el "culpable" y el maltratador es visto como el lider, como el heroe por el resto del grupo. En mi opinión, en este tema, lo de "tolerancia cero" es de obligada aplicación. Para ello hay que fortalecer los medios educativos y la autoridad, tanto en la calle como en el colegio y, en la familia.
Es muy dificil educar en la actualidad. No solo por los estímulos externos, cambio de valores y de referentes sociales,, sino también por las circunstancias en las que los padres tienen que vivir. Una sociedad con horarios demenciales, con jornadas partidas, con turnos rodados, con personas en paro....todo ello lleva a niños criados por abuelos, sin ganas y sin fuerzas fisicas ni mentales para enfrentarse con los niños. Puede que el niñ@ "salga bueno" pero a veces es muy complicado.
Probablemente estamos intentando criar, a veces malcriar a una generación que ha dispuesto de más recursos que ninguna otra, pero a veces tengo muchas dudas sobre el resultado que se obtendrá.
Hace falta un gran pacto social, de todas las instituciones -empresas tanto publicas como privadas, partidos politicos, instituciones varias- con el fin de lograr una verdadera conciliación laboral y horaria. Se debe facilitar el tiempo para que los padres ejerzan de padres y puedan educar y disfrutar de sus hijos. A la larga será una inversión con mucho más rendimiento que cualquier inversión pecuniaria.
barilau - 27/02/2011
Brillante como siempre....que más puedo decir...

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.