Coches de segunda mano, nuevos y Km 0 >>> Clic aquí   |   Refranyer i dites populars valencianes: El vi és el caldo dels pobres.   |   Somos 16.581 en Twitter. ¿Vienes?   |   Visitas a nuestros diarios en enero: 1.131.557 - Media diaria: 36.502   |   En Facebook gustamos a más de 13.000 usuarios. ¿Conoces nuestra página?   |   Lo más comentado en los últimos 30 días   |   Farmacias de guardia en Alzira   |  
Viernes, 23 de febrero de 2018 Edición diaria nº 3.976 Año: 11 Noticias: 29.985 Fotografías: 84.009 Comentarios de usuarios: 95.227
EL SEIS DOBLE
domingo, 3 de octubre de 2010
Clic en la foto para ampliar
Ver imágenes de esta noticia
1

 La princesa de la boca de fresa
Relato literario de José Burgos

“Siempre se sentía tranquila con la voz, los susurros, las caricias… le recordaban a su infancia”

Comparte este contenido

 

 
http://www.elseisdoble.com/uploads/image/FOTOS%20FIJAS%20EN%20SECCIONES/Jos%C3%A9%20Burgos%20Lancero%20-%20Ventanas%20y%20otros%20sentimientos.jpgVentanas y otros sentimientos 
------------------------------------------------------------------------

José Burgos Lancero

 

Era tan bonita como cualquiera de las princesas de Rubén Darío. Era tan blanca de piel como ellas y quizá, por defecto, también igual de triste.

En aquel momento corría. Corría con todas sus fuerzas pero como en los sueños más aterradores no se movía lo más mínimo. O quizá si se movía pero sus miedos eran mucho más rápidos.

El silencio aterraba su mente. Siempre se sentía tranquila con la voz, los susurros, las caricias… le recordaban a su infancia. Hoy había decidido huir. Seguía corriendo, parecía que ya nadie estaba detrás de ella. Por un momento el miedo había cesado.

Sacó de sus entrañas fuerzas de flaqueza para incorporarse y mirar la luna. Llevaba varios años aquí, pero nunca se había detenido a mirarla. Ella se mantenía con luz incesante y, a la vez, alienante por arriba de todos. Levitaba obviando al ser humano, iluminaba ocultando los dolores de la noche, a su paso siempre dejaba el terror de la mañana. De la cruda realidad.

Sus delgadas piernas estaban entumecidas. Los moratones se solapaban en partes de su cuerpo. Aun así, tras aquel vestido rojo se intuía una piel preciosa, fina, sencilla. Un tacto delicado y suave que no había sido nunca abrazado con cariño, nadie había besado su ombligo, nadie había dormido, dándose por y para ella, en su vientre. La luna aquí era muy diferente a la de su infancia.

Se sentó. Sabía que la fría noche no era un buen refugio. Buscó un parque oscuro para cobijarse del frío, la gente y por supuesto de quien la perseguí a.

El frío y el rocío de la noche empezaban a instalarse sobre la ciudad. Los muros supuraban inquietantes el frío y la humedad. Los árboles oscuros cobijaban algunos bancos carcomidos y poco iluminados por las farolas.

El sueño la invadía, su mente no podía pensar, el dolor de cabeza era inaguantable. Así que se acurrucó en alguno de esos bancos y cerró con fuerza los ojos. Solo deseaba que fuese un sueño. Deseaba volver.

Un impacto sobre su cerebro, sobre su cabeza. Sus ojos se abren eléctricos. Mira, los ve, la tienen. No puede escapar. Un segundo golpe impacta en su mandíbula, le parte el labio inferior. Intenta correr, su mirada se desvanece. Siente como todo pierde sentido, la arena sobre su cara. Se retuerce, su estomago está sangrando. Nota dilatarse las paredes de sus pulmones. Algo se desconecta, pierde fuerza, algo se escapa de su aliento, de su boca. Intenta hablar, sus ojos están entreabiertos.

La luna la mira distraída, a la vez, que la ilumina. Yace en tierra, la temperatura de su cuerpo empieza a bajar. Su piel se vuelve más pálida, pero aun así es preciosa. Seguía siendo más bonita, así, que la princesa de Ruben Darío. Su sangre se acumulaba en los labios dotándolos de un rojo fresa que se situaba en la delgada línea de lo sublime y lo infernal. La princesa de la boca de fresa… Ahora ya no tenía miedo. El mundo no era lugar suficiente para su alma, para su piel suave, sus ganas de amar, de ser feliz... Ningún artista podría inmortalizar el momento sin derramar una lágrima.

La luna parecía aburrirse con tal escena, o quizá envidiaba el color blanco de la piel de aquella mujer que por momentos brillaba casi más que la suya. Así que poco a poco fue dejando paso al sol.

La mañana, herida, sollozando, de luto se abrió camino con un velo de nubes que impedían que la luz y el calor deformasen su piel.

La policía la encontró horas después. Cuando llegó el inspector preguntó: “¿Qué sabemos de ella?”.

Mujer, originaria de algún país de Europa del este. Es muy probable que fuese una prostituta al servicio de alguna mafia.

El inspector miró el cuerpo intacto de la princesa de la boca de fresa y dijo: “Una puta muerta. Pasadle el informe al comisario”.

 

 

 

 

Etiquetas de esta noticia

ArticulistasJosé Burgos Lancero
SeccionesRincón literario

Comentarios de nuestros usuarios a esta noticia

esti - 03/10/2010
ea ea e leiiido un trociito y esta bien
unbeso primo!
Adrian - 03/10/2010
Muy bueno el relato, bastante triste la verdad, pero a la vez precioso, sigue asi!
Jéssica - 03/10/2010
M'agrada com descrius cada objecte, cada moment, cada sentiment... es com si estiguera vegent l'escena mentre llig!!! No deixes mai d'escriure!!! (Però en aquesta el final no m'ha sorprés... :-P) Muaaaaaaaaks
Eva Borondo - 03/10/2010
Buenas descripciones, buen ritmo. Contrasta la fantasía que rodea el personaje femenino, siempre iluminado, con la realidad de los personajes masculinos que representan la injusticia y el abuso.
Saludos.
Jaco - 03/10/2010
Muy wapo tío. Me han gustado varias cosas: la comparación con el personaje de Rubén Darío; el marco temporal que pones, personificándolo, entre la luna y el sol; y la trama de coger un suceso que se da día tras día llevándolo a la realidad (dándole la importancia extrema hasta el final, y manifestando luego las mismas palabras que diría un "agente de la autoridad" tras ver un caso así).
Con pequeñas correcciones en la redacción por hacer, pero te puedo decir que ha sido un cacho bastante bueno de leer ;)
Un saludete!
MªDolores - 03/10/2010
M'agrada molt!! cadia dia millor! molta sort i lo q ta dit la teua cosina "no deixes d'escriureee!!!!!!!!" :) bsts perlaa
Lorena - 03/10/2010
Alguna vez que otra te tengo que haber dicho lo mucho que me enamoran tus escritos.
Por mi parte un 10, no imagino forma mejor de haberlo finalizado..
Miguel - 03/10/2010
Genial, como siempre, genial
Tánit. - 04/10/2010
Genial, Genial y Genial eres buenísimo :)
Adrian - 05/10/2010
eeey! muy buena tio.. el final es sublime ;) no me esperaba menos de ti

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.