Lunes, 19 de noviembre de 2018 Edición diaria nº 4.245 Año: 12 Noticias: 32.109 Fotografías: 88.464 Comentarios de usuarios: 101.545
EL SEIS DOBLE
viernes, 21 de octubre de 2011
Clic en la foto para ampliar
Ver imágenes de esta noticia
1

 La ‘pantanà’ del 20 de octubre de 1982
Reseña de Rafael Clari

“Ayer hizo 29 años y fue una experiencia vital para todos. Ha marcado un antes y un después en nuestras vidas”

Comparte este contenido

 

JD800060El aviso de la ‘pantanà’ me pilló en medio de un examen de latín de 2º de BUP que quedó temporalmente suspendido.

Aunque más suspendido quedó cuando tardamos más de tres meses en poder volver  a las aulas. Ayer hacía 29 años que el pantano de Tous cedió a la presión del agua provocando un fenómeno que de antiguo se denominaba riada y que la gente bautizó como ‘pantanà’. No se trataba del desbordamiento del Júcar, tan común en otras ocasiones. Era el desmoronamiento de un pantano realizado con material de escollera que cedía ante la avenida de unas aguas que aliviaban otros pantanos. A los que lo vivimos en primera persona nos marcó la vida de muy distintas maneras. Todos establecimos lo que había sido nuestra vida antes y después. Cualquier acontecimiento hoy por hoy lo ubicamos antes o después del evento.

 

Me voy a permitir evocar algunas imágenes de aquel tiempo que permanecen vividas en mi memoria

 La noche del desbordamiento se inició con normalidad. Mi padre nos tranquilizaba con su larga experiencia sobre riadas y con su ya mítica referencia a la mayor de las conocidas, la de “San Carles”, que iba a ser sobradamente superada.

Poco después de acostarnos  nos despertó. Serían las dos de la madrugada y recuerdo la frase: “Venid, tenéis que ver esto”. ¿Qué sucedía para que mi padre, poco tiempo atrás tranquilizador, manifestase esos síntomas de inquietud?

Cuando llegamos al comedor se oía un ruido de olas como si estuviéramos en medio del mar. Al asomarnos a la ventana se veían retazos iluminados con linternas por los vecinos de aguas muy turbulentas que arrastraban sillones, sillas, bombonas de butano y otros enseres en una escena que por lo increíble parecía sacada de una pesadilla.

Como aun éramos adolescentes, despertó en nosotros una cierta curiosidad que mi padre cortó de cuajo cuando nos advirtió de la posibilidad de ver algún cadáver flotando.

Recuerdo que subimos a la terraza, sin luz y en plena noche a la espera del final y con la absurda ilusión de ser rescatados por algún helicóptero.

Mis libros de bachillerato se mojaron con la lluvia suave que caía sobre nosotros. Esos libros que terminaron pudriéndose y que no pude conservar.

A media noche, el agua se detuvo y empezó a bajar. En un programa de radio comentaron que el pantano se había venido abajo en esos momentos. Más tarde supimos que lo que realmente había sucedido es que se había terminado de desmoronar con las últimas aguas.

 

¿Qué sucedió al día siguiente?

Recuerdo el hambre y la sed en el primer día. El miedo a beber agua del grifo. La  imposibilidad de bajar a la calle dado que hasta  las doce aún había agua del pantano. Poco después sin agua se observaba la calle cubierta de árboles, cañas, barro y las tapas de los desagües no estaban en su sitio.

Cuando pudimos salir tomábamos cualquier botella sin abrir que hubiera en el fango y comíamos lo que podíamos, hasta que llegaron los camiones del ejército con víveres. Al principio escasos y luego ya más numerosos. También recuerdo a los pocos días el hedor de la carne al pudrirse. Las pescaderías y carnicerías eran focos de un olor indescriptible que se unió al del lodo en descomposición.

Las alcantarillas, que combinaron sus contenidos con los del fango, tampoco ayudaban. Un camión  lleno de gas que había volcado fue vaciado poco a poco por el riesgo que comportaba. Algunas personas enfermas fueron avitualladas de medicamentos mediante un helicóptero. Uno de los días  llegó el Papa a la ‘muntanyeta’ y pudimos verlo. Se restableció el suministro de agua. Entre todo esto, poco a poco, con los motores que quedaban bombeamos agua de los pozos y sacamos montañas y montañas de barro. Se nos hicieron cartillas de racionamiento.  En la Parrilla se recogían las raciones de agua y alimentos. Durante largos meses una capa de barro y polvo, ya seco, resultaba el color predominante en la ciudad.

 

¿Qué me queda hoy de aquello?

Ese olor, ese nauseabundo hedor que a día de hoy aun permanece en mis recuerdos.

También el miedo a los sótanos. No me gusta aparcar por debajo del nivel del río y menos aún en sótanos. Ni siquiera me gusta permanecer en ellos en invierno o en época de lluvias. Yo no lo he olvidado.

Fue una experiencia vital para todos. Aunque muchos la han olvidado, como constatan los sótanos construidos de hasta tres niveles que poseen algunos edificios en la actualidad.

El pantano, que no el río, nos dio una lección que no debemos olvidar. Aunque esté encerrada ese agua es la dueña de los valles... Y, por cierto, la Ribera está edificada en su mayoría sobre valles.

Rafael Clari

 


 

                          
 .-000018                                                                                                                                  .-000002

                          
 .-000064                                                                                                                                  .-000012

                          
 .-000036                                                                                                                                  .-000021


 

 

 

Comentarios de nuestros usuarios a esta noticia

CURIOSO - 21/10/2011
Hola,,q pasaria hoy en dia si el pantano cediera,o rebentase ,,puede pasar no???hasta donde llegaria el nivel del agua en la actualidad?algun experto?
Rafael Clari - 21/10/2011
Según tengo entendido, los derramadores controlarían el vertido de agua, con lo cual se producirían daños pero la responsabilidad ya no sería del pantano y subsidiariamente del estado.

Es emocionante recordar, comentando con compañeros del trabajo, nos dábamos cuenta de que nos hacemos viejos. Uno de ellos me comentaba que a causa del pantano perdió un R5, un coche acabado de estrenar. Repararlo le vino a costar un dineral. Los que estaban en Valencia volvieron para ver a sus familiares y pasaron las interminables horas de espera hasta que bajaron las aguas. Otro me comentaban recuerdos de como iba en bicicleta con las ruedas pinchadas y calados de barro hasta las cejas. Cuando lo explicamos a los adolescentes de hoy, que no lo vivieron, me doy cuenta que esa vivencia nos hizo madurar y que ellos no la han pasado. Es difícil explicar el miedo y la impotencia frente a un fenómeno que nos sobrepasa. Eso se siente. ¿Pero como transmitirlo?.

Se que hay mucha gente que vivió experiencias inolvidables que cuando se comparten entre amigos o en familia, nos evocan recuerdos y sentimientos que creíamos olvidados. Muchas marcas en las casas de Alzira, nos recuerdan con sus señales donde llegó el nivel del agua, algo increíble y que rememora hasta qué punto pertenecemos al Júcar. Ese señor de vida y muerte que tenemos olvidado bajo los puentes hasta que resurje y la gente acude a ver. Vigilarlo cuando aumenta su caudal y poderío.
Desempolvemos nuestros recuerdos, es lo que nos queda con el paso de los años. Para mi, pese a todo, 1982 no fue un año más, fue el año de la pantanada, abrumador y educativo, lleno de barro y penurias pero pese a perder las clases nos dio a los adolescentes de entonces, una lección inolvidable. La del poderío del agua y de la insignificancia de los planes del hombre frente a la naturaleza.
Javi - 21/10/2011
.... que tiempos... Yo recuerdo de mi padre los mismos recuerdos. Saludos, hermano.
Pep Verger - 21/10/2011
Molt bé Rafa .

M'has fet tornar uns anys enrere.
Per sort , nosaltres ho podem contar , que altres , per desgràcia , ni aplegaren a saber com va acabar aquesta història .
Aquest breu relat va en la seua memòria .

Les riuades , les pantanades , els rebolics , ací deixen , allà posen.
En Tavernes , d'on jo sóc , en el terme , en la partida i la marina que diguem allà , ens va deixar tot el que l'empenta de l'aigua va arrabassar i , en el meu cas , es va endur tot el que teníem per guanyar-nos el jornal .
Aleshores, encara es vivia de la terra .
Mon pare va anar en camió trenta anys , i dissabtes i diumenges a l'horta per fer un tros de terra que li permetera deixar de ser camioner . El meu germà i jo mai ens negàrem en fer-li costat .
Feia un parrell d'anys que havia canviat gustosament d'ofici. Es va donar de baixa en l'empresa voluntàriament i no va voler cap subsidi ni finiquito ni res , ni un gallet , encara que el van aconsellar del contrari perquè tenia tot el dret . Ara era un bon llaurador , amb terres suficients per no dependre de ningú . Tenia la consciència tranquil•la ..........havia aconseguit el seu somni de tota la vida ................i de la nit al matí .................no me'l podia deixar ni de nit ni de dia . Què fas pare ? Buscant una corda i un revoltó que m'aguanten . I això per a què ? Per a penjar-me!! . Aquesta ja no és la meua partida ...............cinc mil arroves de taronja navelina a 515 pessetes en aquella època eren molts diners , (hui no puc jo vendre -les tan cares , encara que siga un altre tema ) , tarongers ,canals, tanques ... tot va desaparèixer i va dificultar , bona-cosa , tornar a il•lusionar mon pare per fer-lo canviar de idea .
Ens taparen els ulls i la boca en uns plantons que no donaren massa bon resultat i un préstec a baix interès i , la resta , va eixir d'aquestes mans i les dels meus .
Vint-i- una fanecades d'arbres en plena producció vam arrancar a mans ; mon pare escarbava una mica les arrels , jo anava tallant-les en un destral d'eixos de la revolució francesa per tallar caps , el meu germanet en el Pasquali decantava les soques i jo acabava d'arrematar .
Férem una xemeneia en casa per aprofitar la muntonada de llenya que arreplegàrem .
Tornàrem a deixar-ho tot plantat . Semblava que tot anava tornant al seu lloc .Els horts tornaven a estar que se n'eixien pel coll de la camisa .
No deixàvem passar un jornal , fóra on fóra i com fóra .
Mon pare ja no es parava a mirar per quin revoltó passar la corda ....................vaig acabar magisteri , sense saber mai que era això de les vacances , ni de dissabtes ni de festius........... pobrament Nadal i el dia de Pasqua.
Em vaig casar , en lo que duia damunt , però tampoc em va fer falta res més , me'n vaig anar a viure a la mar a un apartamentet que vaig heretar de ma iaio Pelagallos , i en el 87..................tornava a estar tot un lluent , els arbres no s'hi veien .
Els núvols negres ho tornaven a sembrar tot , l’horitzó .........i l’ànima .
Aquesta vegada , com que eren més jovenets , no costaren tant d'arrancar . .No tornaré a detallar com ens reférem , però ens vam refer .
Mon pare va repartir les terres i va tornar al camió. Es va quedar en la casa i un hort arrimat a poble que encara treballa un jornaler. Els meus germans i jo tornàrem a plantar-ho tot . Jo , com sóc el major dels xicons que quedem, era la tercera vegada que coneixia haver-ho posat tot dempeus, i em vaig jurar de no tornar-ho a fer, passara el que passara .
Vingueren a comprar-me l’hort que em va tocar . A mi el preu em pareixia més que raonable. Sempre he tingut facilitat per al tracte. Mon pare pensava que estava regalant-lo.....en tot el que tens treballat! .......... en lo bonic que tens ara l’hort !!.............si ta iaio Pelagallos alçara el cap !!! .
Si ma iaio Pep alçara el cap em diria : “ven-lo xiquet, ven-lo , que ja has treballat prou , que el que està bé ja està bé i el patir no es paga” ............ i el vaig vendre a pagar en dos tongues i el dia que anàrem a cal notari a fer l’escriptura , era això setembre-octubre del 96, va amanéixer altra vegada tot un estany . Aquesta vegada no va ser el Xúquer, ens van atacar per reraguarda . Aquesta vegada ens va agarrar la Vaca ,que és el riu de la Valldigna ....... però......... ja no era el meu problema .
La saviesa popular ja ho reflecteix al refranyer :
A vora riu , no fases niu .

I a la música tradicional :
Tot lo món pot adquirir, un mareny per pocs diners, però si està a vora riu , no li penses collir res.

Espere que t’haja entretingut gustosament com tu a mi amb el teu relat.

Camí i bones cames ...............Salut .
Juan Carlos - 21/10/2011
Recuerdo de aquel entonces, que yo estudiaba E.G.B. en Cádiz y realizamos una recogida de alimentos para ayudar a los damnificados por la rotura de la presa de Tous. Quien me iba a decir que años mas tarde acabaría viviendo allí.
ESTRELLA - 22/10/2011
Que momentos, que recuerdos...! 29 años ya!!!!!!!!!! año tras año los alzireños nos acordamos de ese momento. A mi me pilló en el colegio LLuis Vives, y sobre las 11 vino el director a clase, y nos dice: a casa que el río se va a salir..... Mi hermano y yo nos íbamos a casa y llegando, por la esquina mi padre que venía a por nosotros. Tenía 6 años,mi hermano 8, y lo recordamos como si fuese ayer. Mis tíos que vivían en el primer piso subieron al mío, que era el 2º, faltaron 17 escalones para llegar al nuestro. Allí estábamos todos, con la linterna en la mano mirando como subía el agua...

Ya hace 29 años.... jamás se olvidará!!!!

Un saludo a todos.
Rafael Clari - 24/10/2011
Pep, hauries de publicar tot el que escrius, t'asseguro que jo em faria amb un parell d'exemplars d'entrada. Per cert, gaudeixo cada vegada que llegeixo un contestació teva. Plenes de saviesa l'aire que respirem i em pregunto perquè no deixar que la resta de mortals gaudim del teu inestimable estil de expressar i educar-nos, creatiu i genial a parts iguals.

Juan Carlos, gracias por todo lo que has hecho por los Alzireños. Espero que te lo hayamos compensado estos años que estás aquí. Gracias.

Estrella, me alegra tu comentario, es lo que pretendía. Me alegro de haber sacado a la luz esos recuerdos que todos conservamos de aquella época que marcó un antes y un después en nuestras vidas. A ver si al año que viene que se cumplen 30 años, entre todos sacamos un recopilatorio de imágenes que, aunque no hayan muchas creo que sería de agradecer.

Añadir un comentario

Pregunta de verificación


¿Qué abunda en el desierto? Arena, agua, gas o árboles
 

Respuesta de verificación

 * Contesta aquí la respuesta a la pregunta arriba mencionada.

Autor

 * Es obligatorio cumplimentar esta casilla con un Nick o nombre real. No utilizar la palabra "Anónimo" o similares.

Email

 * La dirección no aparecerá públicamente pero debe ser válida. En caso contrario no se editará el comentario. Se comprobará la autenticidad del e-mail, aunque no se hará pública, siguiendo nuestra política de privacidad.

Comentario



Antes de enviar el comentario, el usuario reconoce haber leído nuestro aviso legal, observaciones y condiciones generales de uso de esta web.




*El comentario puede tardar en aparecer porque tiene que ser moderado por el administrador.

*Nos reservamos el derecho de no publicar o eliminar los comentarios que consideremos de mal gusto, ilícitos o contrarios a la buena fe; así como los que contengan contenidos de carácter racista, xenófobo, de apología al terrorismo o que atenten contra los derechos humanos.

*EL SEIS DOBLE no tiene por qué compartir la opinión del usuario.
El Seis Doble. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
Página optimizada para navegadores Mozilla Firefox, Internet Explorer y una resolución mínima de pantalla 1024 x 768 px.